Vida por Vidas

Por que Donar

¿Qué es medula ósea?

Es un tejido blando y graso que ocupa el interior de los huesos, y se la conoce popularmente como “tuétano”.  Las células inmaduras llamadas células madre hematopoyéticas que son las células madre que forman la sangre, los hematíes o eritrocitos (glóbulos rojos), los leucocitos (glóbulos blancos) y las plaquetas. Los hematíes transportan el oxígeno de los pulmones a las células de todo nuestro organismo y llevan el anhídrido carbónico de éstas para los pulmones, a fin de expulsarlo. Los leucocitos son los agentes más importantes del sistema de defensa de nuestro organismo, inclusive nos defiende de las infecciones. Las plaquetas componen el sistema de coagulación de la sangre.

¿Cuál es la diferencia entre médula óssea y médula espinal?

Mientras la medula ósea, como se describió anteriormente, es un tejido blando y graso que ocupa la cavidad de los huesos, la médula espinal está formada por tejido nervioso que ocupa el espacio dentro de la columna vertebral y tiene como función transmitir los impulsos nerviosos, a partir del cerebro para todo el cuerpo.

¿Qué es el transplante de médula óssea?

Es un recurso terapéutico propuesto para personas con diagnóstico de enfermedades malignas que afectan las células de la sangre. Consiste en la substitución de una médula ósea enferma, o defectuosa, por células de médula ósea normales, con el objetivo de reconstituir una nueva médula. El trasplante puede ser autólogo, cuando la médula o las células formadoras de médula ósea provienen del propio individuo trasplantado (receptor).  Y alogénico, cuando la médula o las células provienen de otro individuo (donante). El trasplante también puede realizarse a partir de células formadoras de médula ósea obtenidas de la sangre en circulación de un donante o de sangre del cordón umbilical.

¿Cuándo es necesario el trasplante?

En enfermedades de la sangre como la Anemia Aplástica Grave y en algunos tipos de leucemias, como la Leucemia Mieloide Aguda, Leucemia Mieloide Crónica, Leucemia Linfoide Aguda. El trasplante también puede indicarse en el Mieloma Múltiple y Linfomas.

Anemia Aplástica:Es una enfermedad que se caracteriza por la falta de producción de células de sangre en la médula ósea. A pesar de no ser una enfermedad maligna, el trasplante surge como una salida para “sustituir” la médula improductiva por una sana.

Leucemia: Es un tipo de cáncer que compromete los glóbulos blancos (leucocitos), afectando su función y velocidad de crecimiento. El trasplante surge como una forma de tratamiento complementario a los tratamientos convencionales.

¿Cómo es el trasplante para el donante?

Antes de la donación  el donante hace un examen clínico para confirmar su buen estado de salud. No existen exigencias en cuanto al cambio de hábitos de vida, trabajo o alimentación. La donación se realiza por medio de una pequeña cirugía, de aproximadamente 90 minutos, a través de múltiples punciones, con agujas en los huesos de la pelvis y se aspiran células madre de la médula. Se retira del donante un volumen máximo del 10%  de médula. Esta intervención no causa ningún trastorno a la salud.

¿Cómo es el trasplante para el paciente?

Después de someterse a un tratamiento que destruye la propia médula, el paciente recibe la médula sana como si fuese una transfusión de sangre. Esa nueva médula es rica en células llamadas “células madre” que una vez en la corriente sanguínea, circulan y van a alojarse en la médula ósea, donde se desarrollan. Durante el período en que esas células todavía no son capaces de producir glóbulos blancos, rojos y plaquetas en cantidad suficiente para mantener el nivel normal, el paciente queda más susceptible a las infecciones y a hemorragias. Por eso, el paciente debe permanecer internado en el hospital, en una situación de aislamiento. Se necesita tener sumo cuidado con la dieta, limpieza y esfuerzos físicos. Por un período de 2 a 3 semanas debe mantenerse internado y a pesar de todos los cuidados, los episodios de fiebre son casi una regla en el paciente trasplantado. Después de recuperada la médula el paciente continuará recibiendo tratamiento, sólo que con un régimen ambulatorio y por lo general yendo diariamente al hospital.

¿Cuáles son los riesgos para el paciente?

La buena evolución durante el trasplante depende de varios factores: el grado de la enfermedad (diagnóstico precoz), el estado general del paciente, buenas condiciones nutricionales y clínicas, además, por supuesto, del donante ideal. Los principales riesgos se relacionan a las infecciones y a las drogas quimioterapéuticas utilizadas durante el tratamiento. Con la recuperación de la médula, las nuevas células crecen con una nueva “memoria” y, por ser células de defensa del organismo, pueden reconocer algunos órganos del individuo como extraños. Esta complicación llamada injerto contra huésped es relativamente común, de intensidad variable y puede ser controlada con medicamentos adecuados. En el trasplante de médula, el rechazo es raro.

¿Cuáles son los riesgos para el donante?

Los riesgos para el donante son pocos y relacionados a un procedimiento quirúrgico que necesita anestesia general o regional, por el cual se retira del donante la cantidad de médula ósea necesaria (menos del 10%). Esa pequeña cirugía dura aproximadamente 90 minutos y consiste de 4 a 8 punciones en la región pélvica posterior para la aspiración de la médula. Dentro de pocas semanas, la médula ósea del donante estará completamente recuperada. Una evaluación pre operatoria detallada determina las condiciones clínicas y cardiovasculares del donante y orienta al equipo sobre la anestesia que deberá utilizar en el procedimiento operatorio.

¿Qué es compatibilidad?

Para realizar un trasplante de médula (CPH) se necesita un donante HISTOIDÉNTICO, o sea, debe haber una total compatibilidad del tejido entre el donante y el receptor. En el caso contrario la médula será rechazada. Esta compatibilidad de tejido la determina un conjunto de genes localizados en el cromosoma 6. Por eso, deben ser iguales entre donante y receptor.  El análisis se realiza en pruebas de laboratorio específicas, a partir de las muestras de sangre el donante y receptor, llamados exámenes de compatibilidad HLA  (antígenos del grupo leucocitario humano A). El laboratorio del Centro de Trasplante de Médula Ósea funciona en los Hospitales del Estado. Basados en las leyes de genética, las chances de que un individuo encuentre un donante ideal entre hermanos (mismo padre y misma madre) es de 35%.

¿Qué hacer cuando no hay un donante compatible?

Cuando no hay un donante compatible (un hermano u otro pariente cercano, generalmente uno de los padres), la solución es buscar un donante compatible entre los grupos étnicos semejantes (blancos, negros, amarillos…). Sin embargo, en el caso de Brasil, la mezcla de razas dificulta localizar donantes, hay posibilidades de encontrarlos en otros países. De esta forma surgieron los primeros Bancos de Donantes de Médula, en los cuales donantes de todo el mundo son catastrados y consultados para pacientes de todo el planeta. Ya existen hoy más de 5 millones de donantes. El Registro Nacional de Donantes de Médula Ósea (REDOME) coordina la búsqueda de donantes en los bancos brasileros y extranjeros.

Pasos para ser un donante

  • Cualquier persona entre los 18 y 55 años con buena salud podrá donar médula ósea. Esta se retira del interior de los huesos de la pelvis, por medio de punciones, y se recompone en solo 15 días.
  • Los donantes completan un formulario con los datos personales, y se les retira una muestra de sangre con 5ml para exámenes. Esos exámenes determinan las características genéticas que se necesitan para la compatibilidad entre el donante y el paciente.
  • Los datos personales y los resultados de los exámenes se almacenan en un sistema informatizado que realiza el cruce de datos con los pacientes que están necesitando un trasplante.
  • En el caso de compatibilidad con un paciente, se llama al donante para exámenes complementarios y para realizar la donación.
  • Todo sería muy simple y fácil, si no fuese por el problema de la compatibilidad entre las células del donante y del receptor. La chance de encontrar una médula compatible es, en promedio, UNA EN CIEN MIL.
  • Por eso, se organizan Registros de Donantes Voluntarios de Médula Ósea, cuya función es catastrar personas dispuestas a donar. Cuando un paciente necesita de trasplante y no posee un donante en la familia, se consulta ese catastro. Si se encuentra el donante compatible, éste será invitado para hacer la donación.
  • Para el donante, la donación será solo una incomodidad pasajera. Para el paciente, será la diferencia entre la vida y la muerte.
  • La donación de médula ósea es un gesto de solidaridad y de amor al prójimo.

En el caso que usted decida donar:

  1. Debe tener entre 18 y 55 años de edad y estar en buen estado general de salud (no tener enfermedad infecciosa o incapacidad).
  2. Dónde y cuándo donar: vea el lugar más cercano a su residencia. (1)
    (1) En Argentina: http://www.incucai.gov.ar/cph/
  3. Cómo se hace la donación: se retira de su vena una pequeña cantidad de sangre (5ml) y se completa una ficha con las informaciones personales.

Su sangre será analizada por medio de un examen de compatibilidad (HLA), que es una prueba de laboratorio para identificar sus características genéticas que pueden influenciar en el trasplante. Su tipo de HLA se incluirá en el catastro.
Sus datos se cruzarán constantemente con los datos de los pacientes que necesitan de trasplante de médula ósea. Si usted fuera compatible con algún paciente, serán necesarios otros exámenes de sangre.
Si se confirma la compatibilidad, se contactarán con usted para confirmar si desea realizar la donación, y se evaluará su estado actual de salud.
La donación es un procedimiento que se hace en un centro quirúrgico, bajo anestesia regional o general, y requiere internación por un mínimo de 24 horas. Los primeros tres días después de la donación puede haber un malestar localizado, de leve a moderado, que se puede aliviar con el uso de analgésicos y medidas simples. Generalmente los donantes vuelven a sus actividades habituales después de una semana.